Archivos mensuales: abril 2018

residuos oficina

¿Qué hacer con los residuos de tu empresa?

Si bien la conciencia que, cada vez más, tenemos con respecto al reciclaje de residuos tanto en nuestras casas como a nivel de calle va en progresivo aumento, ¿qué te impide seguir con esa mentalidad en tu oficina de trabajo? Y es que, se trata de un espacio donde se consume una cantidad y diversidad importante de materiales que se convierten en residuos de oficina potencialmente reciclables, y de aquí en adelante te explicaremos cuáles son y qué hacer con ellos.

Papel

Cierto es que, a día de hoy, la cantidad de papel que se derrocha es muy inferior debido a los archivos digitales; pero aún así, sigue siendo uno de los residuos principales dentro de una oficina corriente. La idea con respecto a su reciclaje es, principalmente, aprovechar su uso al máximo: se debe imprimir a doble cara, utilizarse los papeles ya impresos como borradores para cualquier tipo de anotación, y sobretodo, promover el uso de medios que impidan tanto derroche de papel. Tras su utilización, tienes que desecharlo en un contenedor de reciclaje y reponerlo con el mismo material una vez reciclaje, otorgándole una vida larga y beneficiosa para el medio ambiente.

Cartón

Sin alargarnos demasiado, se podría decir que su finalidad no es otra que ser reutilizado para diversas acciones y reciclado una vez hubiera completado su ciclo. Su almacenamiento debe ser el correcto atendiendo al depósito de reciclaje que se tuviera.

Comida

Lo más importante dentro del reciclaje de alimentos en una oficina no es tener varios cubos separadores, si no que el grupo de trabajadores sepa la importancia del reciclaje y cómo utilizar cada cubo de forma correcta. Hace falta una motivación extra para concienciar sobre los beneficios para la sociedad y el medio ambiente.

Un poco más allá

Si se tuvieran tanto los medios como el tiempo suficiente, una manera sublime de complementar este tipo de reciclaje sería por medio de una máquina de compost, donde se depositarían los restos alimenticios generados en las horas de descanso, consiguiendo así tierra propia para jardines o macetas cercanas.

Plástico

No son pocos los residuos de plástico que se mueven diariamente en cualquier ambiente de trabajo, y todos sabemos el potencial de contaminación que tiene el plástico con el medio ambiente. Es por ello que, en toda oficina que se precie, debe de existir un cubo para reciclaje de cualquier objeto o recipiente de plástico, e igual de importante es su limpieza continuada para que nunca llegue a su tope.

Residuos especiales

Residuos como los cartuchos de tinta de las impresoras, los cd´s, las pilas, los tubos fluorescentes y aparatos eléctricos, entre otras cosas, deben colocarse en un almacén lo suficientemente ventilado y relativamente cerca de la zona de carga y descarga o, en su defecto, cercano al acceso a la oficina. Todos estos residuos de reciclaje más especial se llevarán a cabo por empresas autorizadas debido a sus materiales tóxicos y peligrosos.

Todos estos materiales, y muchos más, no deben de ser desechados de cualquier manera, ya que su potencial perjuicio contra la sociedad y el medio ambiente es mucho mayor que el tiempo que tardamos en dedicarnos simplemente a reciclar.

¿Qué materiales son los mejores para hacerte una piscina en la terraza?

Disfrutar de una piscina en el jardín de casa es algo que, sin duda, todos querríamos hacer. Y hoy en día es algo más fácil de conseguir, gracias a las múltiples opciones que existen en el mercado.

Tipos de piscinas para jardín

Nos centraremos en las tres soluciones más habituales. Cada una de ellas presenta sus ventajas e inconvenientes que debes valorar para escoger la opción más adecuada a tu intereses.

Desmontables

Las piscinas desmontables son la opción más económica y que menos preparación de terreno requiere. Existen en medidas que pueden ir desde los 3×2 metros hasta los 10×5 metros, por lo que seguro que encuentras el tamaño ideal. Requieren, no obstante, que trates el agua con filtro (ya sea de cartucho o arena, en función del tamaño) y tendrás que montarla y desmontarla cada temporada para asegurar su longevidad. Esto implica también disponer de un lugar para recogerla en invierno. Son una opción muy económica a corto plazo para poder disfrutar de tu pequeño oasis en casa.

De obra

Podríamos situarlas en el otro extremo, en cuanto a economía en el corto plazo, ya que su construcción es claramente más cara. Por el contrario, es una solución duradera, a medida, y que luego solo tendrás que mantener, y no montar y desmontar cada verano. Son la imagen tradicional que todos tenemos de una piscina y, al tratarse de un producto, en principio, personalizado, podremos diseñarla prácticamente a nuestro gusto dentro de las limitaciones típicas del presupuesto, el terreno, etc.

Prefabricadas

Una de las opciones que últimamente toma más fuerza es la de comprar piscinas prefabricadas, ya que permiten disfrutar de las mismas ventajas de una piscina de obra pero con una construcción muchísimo más rápida y sencilla. Su coste es ligeramente inferior a la piscina de obra y su durabilidad casi comparable. En el medio y largo plazo, su mantenimiento es menor.

¿Cómo escoger?

Si dispones de un presupuesto reducido y no puedes esperar, la opción directa es la piscina desmontable. Evidentemente, tiene limitaciones frente a las piscinas enterradas. Son sobreelevadas, lo cual puede representar una cierta incomodidad y su profundidad máxima es limitada (1,3 metros las más grandes). Pero igualmente pueden cumplir con su cometido de proporcionarte momentos refrescantes y de disfrute en el jardín, cuando las altas temperaturas hacen presencia.

Si el presupuesto no es problema y quieres una solución muy a medida, la piscina de obra cumplirá tus expectativas. Podrás escoger prácticamente todos los parámetros (largo, ancho, profundidad). No es una solución inmediata, pero podrás disfrutarla durante muchos años.

Si estás pensando en una solución algo más económica en el largo plazo, pero aun así duradera y prácticamente tan sólida como una piscina de obra, entonces las piscinas prefabricadas son tu opción. Con una instalación algo más rápida que las de obra, ofrecen hoy en día multitud de diseños en varias medidas que muy bien pueden adaptarse a tu ideal de piscina.

Existen múltiples opciones para disponer de una piscina y seguro que una de ellas se adapta a tus necesidades.