5 Claves para cuidarse la piel de forma segura

Tu piel es la barrera natural frente a las agresiones externas y la primera línea de defensa frente a los patógenos. Es tu tarjeta de presentación al mundo y por eso debes aprender a cuidarla y mimarla. Por eso, te recomendamos una visita a una clínica de medicina estética de vez en cuando, para intervenir de manera específica en tus puntos débiles y dar un impulso rejuvenecedor a tu dermis.

No obstante, te damos unas claves para mantener tu piel sana y tu cuerpo protegido.

Claves para una piel cuidada

Cuida tu piel desde dentro

Una buena alimentación es esencial para mantener tu organismo en las mejores condiciones y también influye en la salud de tu piel. Una dieta rica en frutas, verduras y hortalizas aporta antioxidantes que mantienen tu piel en las mejores condiciones.

No te olvides de beber mucha agua, la piel acusa mucho la deshidratación del organismo. Evita que esto suceda bebiendo la cantidad recomendada de agua según como tu peso, edad y estilo de vida. Si te resulta difícil, sustituye un vaso de agua por una infusión, agua de sabores baja en azúcares o algún té.

Hábitos de vida

El estrés diario también se refleja en la salud de tu piel. Disminuye su luminosidad y vitalidad. Debes tomarte un respiro y encontrar maneras de soltar toda la tensión diaria. Hacer deporte es una manera estupenda de conseguirlo y, además de favorecer la belleza de tu piel, también te ayudará a mantener tu organismo saludable.

El tabaco y el alcohol son dos malos hábitos para el organismo que afectan a los pulmones y al hígado, respectivamente, pero también a la piel, por lo que intenta dejarlos a un lado y vivir una vida sana. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Cuidado con el sol

Proteger a tu piel del sol es algo que sueles hacer en verano, pero ¿sabes que en invierno también hay que hacerlo? En invierno, o en días nublados, los rayos no son tan fuertes, pero siempre están ahí y para cuidar tu piel es necesario utilizar factores de protección solar en aquellas zonas más expuestas, como la cara, el cuello y las manos.

No maltrates tu piel

La limpieza y la hidratación con cremas y lociones es uno de los rituales diarios que no deben faltar para una piel sana, pero ten cuidado, porque no todo vale. El agua no debe ser muy caliente, porque perjudica a las células epiteliales. Utiliza jabones suaves y sin muchos químicos que puedan dañar la barrera de protección natural de nuestra piel.

Apuesta siempre por marcas de confianza en los jabones y lociones que utilices, solo tienes una y tienes que cuidarla.

Consulta a especialistas

Si notas falta de flexibilidad, color apagado, descolgamiento, manchas o envejecimiento demasiado rápido, con falta suavidad y de hidratación, deberías tomar una actitud activa en el cuidado de tu físico. Si no sabes por dónde empezar, lo mejor es acudir a tu clínica de cirugía estética de confianza.