armeros-homologados

¿Cómo elegir bien el armero para guardar tus armas?

Si eres aficionado a la caza o tienes personas cerca de ti que lo son, sabrás lo importante que es tener las armas bien guardadas, tanto por su óptima conservación como por tu seguridad y la de los tuyos. Por este motivo elegir un armero no es una decisión que se pueda tomar a la ligera, hay que tener en cuenta diferentes factores.

Para empezar, es necesario saber que no sirve comprar cualquier armario, deben ser armeros homologados y deben contar con la autorización de la Intervención Central de Armas de la Dirección General de la Guardia Civil.

Tipos de armeros

Los armeros homologados son cajas fuertes diseñadas, exclusivamente, para guardar armas de fuego. Estos tienen un certificado del laboratorio oficial en el que consta que cumple con la normativa vigente. Existen diferentes tipos de armeros en función del uso que le vayamos a dar y de su grado de homologación.

Armeros en función del uso

Existen armeros de diferentes tamaños dependiendo de si en su interior vamos a guardar armas cortas o largas. Los armeros para escopetas suelen tener un sistema antipalanca y están construidos, normalmente en acero, lo que los convierte en armeros muy resistentes.

Armeros en función de su homologación

En primer lugar, tenemos los armeros homologados. Son los más comunes en el mercado y también los más demandados. Actualmente, la normativa vigente exige que las armas de fuego se guarden en armeros de grado I o grado III, dependiendo del tipo de armas que vaya a custodiar. Así, los armeros de grado I se utilizan para guardar armas largas y de caza mayor en domicilios particulares. Mientras que los armeros de grado III son los que se usan para custodiar armas cortas y armas de competición de tiro deportivo. También son los que se suelen emplear para las armas de los agentes de seguridad privada. Actualmente, existen algunas empresas que han empezado a diseñar armeros de un cuarto grado y de gran capacidad para poder depositar en ellos los dos tipos de armas.

También existen armeros no homologados. Existen algunos tipos de armas cuya licencia permite que sean guardadas en armeros no homologados. Hay que tener en cuenta que estos tipos de armeros pueden no ser lo suficientemente seguros y que las armas que en el se guarden pueden ser manipuladas por personas no autorizadas.

Armeros decorativos. Las armas no solo son útiles para ir de caza o realizar competiciones de tiro, también pueden ser un elemento decorativo. Las armas antiguas se exponen, normalmente, sin munición, por ello, es posible custodiarlas en este tipo de armeros. En este tipo de muebles los acabados están más cuidados que en los anteriores y más parecen vitrinas que un lugar en el que se guarden armas.

Una vez vistos los diferentes tipos de armeros, es cuestión de tener clara la necesidad que necesitamos cubrir con él para elegir el que más convenga a nuestros intereses. Teniendo en cuenta siempre cual es la legalidad vigente sobre el arma que queramos guardar, son múltiples las opciones que nos ofrece el mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *