Je-suis-Paris

Je suis Paris: Internet muestra su lado más solidario como canal de comunicación social

La tristeza embarga a la sociedad en general. Indistintamente de las razas y religiones que alberga el mundo, los corazones de millones de hombres y mujeres se han visto sometidos al dolor inmenso que produce cualquier barbarie del calibre de la acometida en París.

En un momento en que Internet y, muy particularmente las redes sociales, se han convertido en el medio de comunicación preferido por los usuarios, el mundo entero emana solidaridad y personas de distintos lugares de la geografía mundial apoyan y avalan cualquier acto de apoyo y defensa a las víctimas y supervivientes de las atrocidades de las que la población mundial ha sido testigo el 13 de noviembre pasado.

A pesar de que son muchos los detractores de la avalancha de opiniones vertidas por las redes sociales, debido a la confusión, que en muchas ocasiones generan ciertos comentarios; es indiscutible que este medio de comunicación se ha convertido en un modo de manifestarse ante las injusticias, el dolor y la indefensión.

Con el corazón roto en mil pedazos; famosos, deportistas, escritores y personas de especial relevancia en el panorama internacional han hecho públicos sus miedos y su frustración. Muchos de ellos haciéndolo a través de la reivindicación de derechos de uno u otro bando, otros, simplemente, manifestando su dolor.
Uno de los fines de semana más largos de la historia actual de París se ha convertido en un ir y venir de hashtags tales como #PrayForParis o #JeSuisParis dieron la vuelta al mundo en apenas minutos y convocaron cantidad de opiniones y suspicacias.

Pero si hay algo que no se debe negar del habitante parisino es su solidaridad, la mezcla de razas presente en cada una de sus calles y barrios se volcó también en las redes sociales. Religiones y color de piel quedaron a un lado para abrir las puertas esta vez de las casas de sus habitantes a través del tweet PorteOuverte (“Puertas abiertas”), en las que miles de personas abrían sus casas a aquellos que necesitarán un lugar seguro para resguardarse de una noche de controvertido dolor.

NousSommesUnis (“Estamos unidos”) o JeSuisEnTerrace (“Estamos en una terraza”) son dos de los tweets virales a través de los cuales los habitantes de esta idílica ciudad quisieron transmitir un mensaje de calma.

Pero si hay un mensaje que acogió especial relevancia ha sido sin duda el #NotInMyName que multitud de musulmanes hicieron suyo para condenar la barbarie.

La red social Facebook por su parte, vistió de solidaridad los perfiles de usuario permitiendo vestir el mismo con la bandera francesa. Esto que muchos entendieron como un acto de solidaridad, ha sido muy criticado por otros, al entender que la red social tendía únicamente la mano al mundo occidental.

Sea uno detractor o defensor de todo este sinfín de manifestaciones, lo cierto es, que ya no se puede acallar la voz del pueblo. Siempre que no medie falta de respeto, todo el mundo tiene permitido manifestar su opinión de una manera que hasta hace unos años era inimaginable, en cadena, en silencio y sin violencia. Un encuentro de solidaridad que emociona a muchos y enloquece a unos pocos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *