manga-gastrica

Manga gástrica: La alternativa ante el sobrepeso crónico

La obesidad ha sido llamada la epidemia de nuestro tiempo. Su frecuencia y complicaciones representan un grave problema de salud pública. El porcentaje de obesos en nuestra sociedad se incrementa cada año. La obesidad provoca en el organismo complicaciones de todo tipo como diabetes, aumento del colesterol, problemas cardiacos, artrosis y otros. Se considera que es el quinto factor por importancia en el riesgo de muerte. Hablamos de obesidad cuando una persona tiene un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más. El índice de masa corporal es una división entre la altura y el peso al cuadrado de una persona. Con un IMC por encima de 40 hablamos de una obesidad de tipo III, grave o mórbida.

Tratamientos de la obesidad

Todo tratamiento de la obesidad debería comenzar con dieta y ejercicio. El ejercicio ayuda a mantener y disminuir el peso corporal y disminuye otros factores de riesgo asociados como la hipertensión y la diabetes. En general, las dietas se basan en la reducción de la ingesta de alimentos.Hay multitud de dietas para la obesidad: hipocalóricas, hiperproteicas, disociadas y otras muchas. Es importante que la dieta no afecte a nuestra salud y que pensemos en una dieta a largo plazo. Se han probado muchos medicamentos para el tratamiento de la obesidad, pero los resultados han sido pobres. Al respecto hay muchas líneas de investigación en marcha pero, hoy por hoy, los medicamentos son poco eficaces y/o dan problemas.

Cirugía bariátrica

Se llama cirugía bariátrica a los procedimientos quirúrgicos para tratar la obesidad. Normalmente, se emplea en pacientes con obesidad grave o mórbida. La técnicas más importantes de la cirugía bariátrica son los ditintos tipos de gastroplastias, el balón intragástrico, el bypass gástrico, la banda gástrica ajustable y la manga gástrica o gastrectomía vertical.

Manga gástrica

La operación de manga gástrica es una de las técnicas más utilizadas. Consite en reducir el tamaño del estómago en un 70-80%. Mediante una serie de grapas se sella y se inutiliza una amplia zona del estómago dejando sólo una especie de “manga” que conecta el esófago con el intestino delgado.

Esta técnica no cambia la trayectoria de los alimentos en la digestión (como por ejemplo el bypass) con lo que es más natural y la recuperación es mejor.

Las complicaciones de ésta técnica son poco frecuentes y, en general, de carácter leve. La operación se realiza mediante laparoscopia por lo que la estancia en el hospital es corta. Enseguida el paciente comienza con una dieta pastosa y en pocas semanas está haciendo una vida normal.

Es bueno que el paciente se comprometa a cambiar sus hábitos de vida para lograr un buen resultado a largo plazo después de la intervención. Esta cirugía también alivia en caso de que el paciente padezca hernia de hiato y/o reflujo gastroesofágico. Los mejores resultados se consiguen en los dos primeros años tras la operación con pérdidas de hasta un 70% del exceso de peso. Al cabo de 5 años de la operación las pérdidas de peso medias son de un 50-60% del exceso de peso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *