¿Por qué las bombillas de tu casa deberían ser de LED?

La tecnología LED llegó a nuestros hogares hace unos pocos años para quedarse. La iluminación por diodos emisores de luz (de donde viene el nombre por el que se conoce este tipo de bombillas, LED) supuso un gran avance respecto a las bombillas tradicionales. Las ventajas de este tipo de iluminación son tan importantes que, hoy en día, es el tipo de iluminación más corriente.

Todas las ventajas de la iluminación LED

Estas son todas las ventajas que hacen que las bombillas de LED sean las preferidas por la mayoría de hogares hoy en día. En leonleds.com te explicamos en profundidad los puntos fuertes del LED para tu hogar:

Consumen mucha menos energía que las bombillas convencionales

Tal vez sea la ventaja más conocida de los LED, y también una de las más importantes. Las bombillas LED pueden llegar a consumir un 80 % menos de energía eléctrica que las bombillas tradicionales incandescentes. Esto supone un ahorro en la factura de la luz de hasta el 90 %, lo que supone un cambio importante y muy favorable.

Su mantenimiento es de bajo coste

Las bombillas LED tienen una vida útil de unas 50 000 horas, frente a las 2000 horas de las bombillas convencionales. Esto hace que no haya que cambiarlas hasta dentro de mucho tiempo tras su instalación, lo que ayuda a reducir los costes de mantenimiento de las bombillas.

No emiten calor

Al alimentarse de una corriente continua de baja tensión, el LED reduce la potencia y no emite calor. Esto no solo supone un mayor ahorro en el consumo, sino también un extra de seguridad durante su manipulación. Además, son de encendido y apagado inmediato, permiten regular la intensidad de la iluminación que emite cada bombilla, y son mucho más resistentes al calor y los golpes que las tradicionales.

Respetan el medio ambiente

Además de reducir el consumo de energía de procedencia fósil, está hecha con materiales reciclables y respetuosos con el medio ambiente. Al no dar calor, reduce la emisión de gases de efecto invernadero, como el CO2. Tampoco contienen mercurio, lo que las hace muy ecológicas.

Emiten luz de excelente calidad

El 85 % de la energía que consume una bombilla de LED se emplea para emitir una luz de muy buena calidad. Es nítida, brillante e intensa, gracias a un alto Índice de Reproducción Cromática (IRC) de 90 frente al 44 de las bombillas tradicionales. El IRC indica la intensidad y la calidad de lo que podemos ver con este tipo de luz, es decir, colores brillantes, formas definidas, relieve notable…

Se instalan muy fácilmente

Las bombillas de LED se instalan con unos cables de bajo calibre, lo que hace que la instalación sea mucho más sencilla que la de las bombillas halógenas o las tradicionales. No hace falta realizar ninguna obra para instalar una bombilla de LED.

Por todas estas ventajas, cada vez más personas están pasando a la iluminación LED para cualquier aplicación en sus casas: sustituir fluorescentes, iluminar jardines y patios, decorar su hogar con bombillas LED de colores… Todo el mundo tiene todas estas razones para pasarse al LED.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *