cruces farmacia colores

¿Se pueden utilizar cruces de farmacias de colores diferentes?

Las cruces en las farmacias son obligatorias en nuestro país. El objetivo es reconocer el establecimiento de manera rápida. Al ser necesarias, cuentan con una normativa que hay que cumplir si los fabricantes de estas y los farmacéuticos no quieren ser multados. Aquellos que ejercen el oficio son los que siempre tendrán la última palabra.

Obviando otros aspectos significativos como el tamaño y la forma, el color predominante de las cruces de farmacia es el verde. Está permitido utilizar otras tonalidades dependiendo de la comunidad autónoma y de los ayuntamientos. Es favorable conocer la legislación local de manera previa antes de tomar una decisión aleatoria. Aunque, en la mayoría, el válido es el color primario mencionado. No siempre es así. Por ejemplo, en Cataluña suelen ser rojas. Reproducen otros modelos de farmacias extranjeras como las europeas. Hay que tener en cuenta que una cruz azul representa a las parafarmacias y a las clínicas veterinarias. Subrayemos que los signos comunican y cabe la posibilidad de que el consumidor se confunda. Si se desea puntualizar algo en el interior de la cruz –hora o apertura en texto o dibujo– se debe acudir al rojo para destacar. De hecho, las cruces verdes con toques en rojo son las más comunes.

Luz en las cruces de farmacia

Lo más habitual es que a la cruz le acompañe una apropiada iluminación. De esta manera, se distinguirá con más facilidad la farmacia de guardia. No obstante, también dependerá de la normativa. A veces, esta recoge algunos espacios cuyas cruces no pueden ser iluminadas. Al cumplir con la normativa vigente, se suele acudir al neón por su gran resistencia. El material con el que está realizado también es clave para su elección. Ni una gota de agua podría entrar en el tubo.

La cruz verde no tiene exclusividad

En desacuerdo con lo que muchos pensaréis, la cruz en verde se puede usar en otras temáticas. Bien es cierto que está estipulado en la normativa autonómica –no en la estatal– que es el signo identificador que impera para este tipo de centros. Eso no conlleva a que otro negocio disponga de una.

Cada farmacéutico debe de saber de qué color ha de ser la cruz para su negocio. Se podría poner de color amarilla o morada pero, ¿habría confusión por parte de los ciudadanos? Seguramente sí. Puede que varias personas sostengan que si su cruz es rosa destacará entre tantas verdes pero, ¿estarían en los cierto? ¿Tendría eso algún tipo de sentido? ¿Acarrearía consecuencias? No se recoge el verde exacto, puesto que no existe el “verde farmacia” y, por lo tanto, se puede jugar con la gran gama de colores verdosos y con otros dispositivos complementarios como la iluminación.

En conclusión, los farmacéuticos tienen que tener en cuenta la normativa vigente de su localidad. También es esencial estar al corriente de qué defiende el ayuntamiento. Si se quieren evitar problemas y apostar por lo común y lo entendible para todos, lo ideal es escoger un verde para la cruz y un color vibrante para información adicional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *